Diabetes

0
361

¿Que es la Diabetes?

Para entender la Diabetes y que tratamiento dietético seguir, debemos desarrollar una serie de conceptos que nos ayudarán a entender mejor la patología.

Por lo tanto,  La Diabetes es una patología crónica producida por altos niveles de azúcares en sangre, debido a una escasez o falta de producción de una hormona llamada Insulina o por la resistencia que pueda crear el cuerpo a dicha hormona.

¿Como se desarrolla?

La glucosa, es la principal fuente de energía que sirve de combustible para el organismo y se ingiere a través de Hidratos de Carbono simples y complejos, que contienen los nutrientes. En condiciones normales, siempre hay una niveles mínimos de la hormona en sangre.

La Insulina es una hormona  producida por las células betas del páncreas. Esta hormona contrarresta los excesos de azúcares en sangre, proporcionando los nutrientes: proteínas y convirtiéndolos en reservas de energía para los músculos y  el hígado.

Los niveles de insulina aumentan después de las comidas, para poder aprovechar los alimentos. La cantidad de insulina segregada depende del tipo de comida (cuantos más azúcares comamos, mayor secreción de insulina habrá).

CLASIFICACIÓN

Tipos de Diabetes

Diabetes tipo 1:

Se presenta con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. De causa desconocida en este caso, el cuerpo produce poca o ninguna insulina, por esa razón, serán insulino dependientes.

Diabetes tipo 2:

Se presenta con mayor frecuencia en la edad adulta, pero actualmente, los adolescentes y adultos jóvenes están siendo diagnosticados debido al alto índice de obesidad. Es la que tiene más alta prevalencia. La mayoría de las personas con este tipo de Diabetes no saben que lo tienen.

Diabetes gestacional:

Es la hiperglucemia que se desarrolla en cualquier momento del embarazo en una mujer que no tiene buen desarrollo hormonal y control del metabolismo. Básicamente al finalizar el embarazo desaparece, pero con la probabilidad de padecerla con los años.

Diabetes iotrogénica: de origen medicamentoso, se alteran los valores, generalmente de forma transitoria. Cuando desaparece la causa que lo origina, volverá a la normalidad

 

SÍNTOMAS: 

  • Frecuencia en orinar (fenómeno de la cama mojada en los niños).
  • Sensación de hambre inusual.
  • Sed excesiva.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso en la Diabetes tipo 1 y obesidad en la de tipo2
  • Irritabilidad y cambios del estado de ánimo.
  • Sensación de malestar de estómago y vómitos.
  • Vista nublada.
  • Heridas que no se curan, o lo hacen lentamente.
  • Picazón o entumecimiento en las manos o los pies.
  • Infecciones recurrentes en la piel, la encía o la vejiga y los pies.
  • Hiperglicemia en sangre y en orina.

PREVENCIÓN:

Diabetes tipo 1: no existe ningún método eficaz de prevención.

La diabetes tipo 2: Es la más frecuente. Al estar relacionada con sobrepeso u obesidad, en la mayoría de los casos se puede evitar,  controlando la dieta y adoptando unos hábitos de vida saludables.

Hay varios estudios que acreditan, que el aumento de la actividad física y la pérdida de peso,  disminuye la prevalencia de la Diabetes en personas con resistencia a la insulina o que presenten algún grado de tolerancia a la glucosa.

VALORES NORMALES:

Éstos oscilan entre 80 – 120 mg/dl.

De esta manera, si los valores se encuentren por debajo, entraremos en un estado de hipoglicemia y por encima de éstos, de hiperglicemia.

TRATAMIENTO:

El tratamiento irá dirigido a mantener las siguientes pautas.
  1. Dependiendo del tipo de diabetes, la edad, el peso, la actividad física y el tipo de tratamiento farmacológico, seguiremos unas pautas personalizadas para la dieta.
  2. La base de la dieta será la Dieta Mediterránea, adaptándola según el apartado anterior.
  3. Evitaremos los hidratos de carbono de absorción rápida, las grasas de origen animal y el alcohol.
  4. Por otro lado, habrá un mayor control de los hidratos de carbono de absorción lenta.
  5. Las ingestas se adecuaran al individuo, manteniendo siempre los horarios de éstas.

Recomendaciones.

  • Preferiblemente dividir las ingestas, en varias tomas al día y comer frugalmente.
  •  Consumir preferentemente pescado y en menor proporción carne y huevo.
  • Los hidratos de carbono de absorción lenta producen una elevación más suave de la glucosa en sangre, por esta razón son más adecuados  en la dieta:  legumbres, patatas, pasta italiana, pan y arroz.
  • Evitar los azúcares de absorción rápida porque elevan rápidamente el azúcar en sangre.
  • Comer alimentos ricos en fibra: verduras, frutas, etc.
  • Además, debemos restringir grasas como: pastas industriales, encurtidos, alimentos procesados, embutidos, quesos y mantecas.
  • Para alinear utilizar aceite de oliva, especias, etc.
  • Es importante y muy conveniente realizar ejercicio físico cada día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí